Expectativas

Processed with VSCO with c7 preset
Fotografia por Jahaziel Vega

A lo largo de toda nuestra vida, se espera que cumplamos con ciertos estándares ya sea en la escuela, en casa, con amigos y con casi todos y todo el mundo en el medio. No está mal tener esas expectativas. Pero hemos dejado que esta forma de vida se haga cargo en casi todos los aspectos. No nos deja vivir completamente y preguntándonos si estamos haciendo las cosas bien.

Tenemos muchas expectativas para nuestras familias, amigos, relaciones, trabajo, nuestro futuro e incluso Dios. Soy el tipo de persona que, si pudiera, tendría una lista de cuáles son mis expectativas en todos los aspectos de mi vida. Yo no lo llamaría un perfeccionista, pero si me gusta tener el control sobre las cosas en mi vida. Me gusta saber cuál será es mi próximo paso y lo que todo implica, pero a medida que pasa el tiempo, he aprendido que debo dejar ir, dejar ir mis expectativas. Y hacerlo definitivamente ha sido un desafío.

Dejar ir mis expectativas significó dejar a Dios tomar el control de mi vida, dejar que Él haga lo que es mejor para mí, porque Él conoce mis planes. Significa confiar en que todo no es lo que parece y que la vida puede ser tan impredecible y aun así siempre confiar en que Dios tome el control.

Permitir que Dios tome el control de mi vida no ha sido nada fácil y no creo que llegue a ser “fácil”, simplemente porque este estilo de vida no cumple con las expectativas del mundo para un joven de veinti-tando.

Dejar que Dios tome el control significa esperar su tiempo y no mi mío, porque el de Él es perfecto. Hay momentos en que me adelanto y es donde comienzo a cambiar el plan de Dios con tantas expectativas y encima de eso con plazos.

Dejar ir mis expectativas y dejar que Dios tome el control simplemente me ha hecho un ser humano mejor, especialmente en la forma en que actúo y en la forma en que me presento a la gente que me rodea. Me ha hecho más consciente de lo que hablo y cómo digo las cosas, me ha hecho más abierta a no preocuparme por lo que va a suceder porque siempre me recuerda que Dios tiene la última palabra en todo.

No me malinterpretes, todavía estoy trabajando en no esperar demasiado de mí mismo, mis amigos, mi familia y mi fe. Es un proceso continuo que es la parte más hermosa de todo, esto porque dentro de ese proceso se llega a entender un poco más de cuánto amor y misericordia Dios tiene para ti. Él, sin importar cuántas veces que te caes todavía te ama, siempre te amo y siempre te va amar. Eso es todavía tan surrealista para mí.

Salmos, 62:9 “Pueblo mío, confíen siempre en él, abran su corazón delante de él, Dios es nuestro refugio.” 

Claudia Navichoque – Writer, unparalleled love

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s