Me Niego A Conformarme

16763483_10211708413575183_915522440_o
El Museo de Arte Contemporáneo de Georgia

Liberal, conservadora, demócrata, republicana, progresiva, tradicionalista—todos estos títulos. Títulos que suelen identificar a una persona y automáticamente se supone que eso nos da entender un poco más sobre las ideologías y pensamientos de esa persona. Cuando alguien se identifica con un título, forman parte de una comunidad que piensan igual que ellos y por consecuencia se alejan de aquellos que no piensan lo mismo.

¿Cómo es que se ha formado todo esto? ¿Por qué sentimos la necesidad de limitar nuestro ser a un título? ¿Por qué es que nos esforzamos tanto para caber en un molde puesto por la sociedad? ¿Por qué nos cerramos a identificarnos con la visión del hombre? ¿Por qué dejamos que la sociedad nos diga que y como pensar? ¿Por qué sentimos la necesidad de crear barreras?

Para todo esto Pablo tiene una respuesta en su carta a los Romanos, “No se conformen a este mundo, sino transfórmense mediante la renovación de nuestra mente, para que verifiques cual es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable, y perfecto.”

Dios nos ha dado la identidad de herederos, hijos e hijas de Él mismo. No hay ideología de este mundo o perspectiva política que pueda abarcar esa identidad. Entonces, ¿Por qué tanto caos? ¿Por qué nos convertimos en ratas de laboratorio para los ricos y poderosos de este mundo? Las palabras de Pablo me hablan muy profundamente. Muchas veces yo tenía esa inquietud de no saber cuál era mi identidad dentro de la sociedad. ¿Qué es lo que yo puedo ofrecer? Y en mi búsqueda no encontré una respuesta que podía llenar mi visión, y eso es porque me niego a conformar. Niego a conformarme a la visión puesta por el hombre. Esa visión limita mi amor, limita mi tolerancia, limita mi Misericordia con los demás. Niego llamarme o ponerme otro título que no sea el de Cristiana. ¿Esto quiere decir que me lavo las manos y no participo en los problemas sociales? No, de hecho todo lo contrario y simplemente quiere decir que no me pondré un título que limite quien estoy hecha para ser. Y yo te digo hermano y hermana que Jesús no es de un partido, Él es el Cristo de todos… nos guste o no.

Mi reto para ti sería que te libraras de los títulos que la sociedad te quiere imponer y vive de manera radical. Si quieres conocer a una persona radical, conoce a Jesús de Nazaret. La manera estrecha y plena en la que Jesús vivió no deja espacio para escoger un partido o una ideología política. Vivir radicalmente es agotarse para llevar el evangelio intacto a donde no se aceptado. ¿Vivir radical es amar más allá de lo lógico— mira a la cruz ¿Habrá un lógica para esa locura de amor? Vivir de manera radical es hablar por el que no tiene voz. Vivir radical es poner a otros antes de ti. Ese es el reto, y pues no está fácil.

Pero hoy resuenan las palabras de Pablo en mi alma, y yo me niego a conformar. ¿Y tú?

Joandra Ocampo – Writer, unparalleled love

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s