Testigo del Silencio

14333755_10210214326263934_457988646256909192_n
Antigua, Guatemala

En la vida los seres humanos tendemos a querer saberlo todo. Desde el principio hasta el final y en el medio queremos conocer todos los detalles. Es difícil aceptar y darse cuenta de que la vida no funciona de esa manera. En medio del silencio en nuestras vidas es donde llegamos a conocer a nuestro verdadero yo. Por el misterio del silencio llegamos a entender el viaje de nuestro caminar con Dios. Es donde el Señor nos da la gracia para amar el silencio.

El pasado mes leí un libro increíble (El silencio de María por el Padre Ignacio Larrañaga, que recomiendo sin duda). Llevé mucho tiempo leyendo, y conforme estuve leyendo Dios parecía saltar de las páginas a mi alma de una forma nueva que nunca antes había experimentado. Dios estaba hablando directamente a mi corazón. Una gran cantidad de preguntas que he estado teniendo en mi vida Él las contestaba muy claramente. Me dijo muchas cosas: felices y tristes, hermosas y feas, inquietantes y calmantes. Mi cabeza iba en todas direcciones.

Comencé a descubrir cuánto control tengo sobre mi vida espiritual. Todos los días, tengo una opción, puedo elegir a darle a Dios toda mi atención o puedo permitirme ser superada por los problemas de la vida. Y pido cada vez que siempre lo elija a Él, no importando donde Él quiera llevarme. Entregarle mi ser completo. En este libro Dios me enseña la lección básica una vez más, que Él está aquí. Quiere mi corazón, y Él tiene mucho más para mí.

Dios habla en el silencio de nuestros corazones, sólo tenemos que escucharlo. Que en el silencio podamos ser como María, cuando ella se enfrentó a hechos o circunstancias que no comprendía, ella trataba con ellos en el silencio, dejando que Dios lo resuelva. El silencio con Dios nos atrae a Él nos revela lo que no entendemos.

Te invito que le lleves todo a Dios, renunciar a todo – Él te llevara a lugares que nunca has estado antes – es increíble.

“ Nunca la comunicación es tan profunda como cuando no se dice nada, y nunca el silencio es tan elocuente como cuando se comunica “ – Padre Ignacio Larrañaga  

Fabiola Navichoque – Writer, unparalleled love

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s