Jesús llena el espacio

received_10208331469833700

Comencé asistir a un grupo llamado Alfa el jueves pasado. Al comenzar la reunión me llamó la atención las preguntas que nos hicieron. Las preguntas fueron las siguientes: ¿Esto es todo? ¿Hay algo más de la vida? ¿Por qué estoy aquí?

Para ser honesta esas son preguntas intensas. Son preguntas que no se pueden fácilmente responder con la ayuda de Google. Son preguntas que solo Dios puede contestar en su tiempo porque cada persona recibiría una respuesta diferente.

Hay veces que es frustrante el no saber de qué consiste nuestra vida sobre la tierra. Al igual, no saber cuál es nuestro propósito en la vida y si estás realmente viviendo el plan que Dios. A lo mejor estás viviendo dentro de una rutina y de repente se te viene a la mente, ¿esto es todo? ¿Algo pasara hoy? ¿Qué me estarás diciendo Dios? ¿Estás ahí?

Es normal sentir como si algo te faltara y después de descubrir que algo falta tratamos de llenar esos vacíos con placer, dinero, cosas nuevas, nuevos amigos, o relaciones y hasta llegar al punto donde se terminan todas las opciones o las ideas.

Cuando logramos llegar a cumplir todas esas ideas y de repente nos damos cuenta que ese vacío aún existe, nos lleva a cuestionar que la vida tiene que tener un poco más para ofrecer. Todo lo que intentamos hacer nos da una felicidad temporal y nos lleva de regreso a donde comenzamos: la búsqueda de encontrar que pueda llenar ese vacío.

Esta reunión me hizo recordar tres cosas que Jesús nos dijo:

  1. Jesús dijo, “Yo soy el camino.”– él es el camino para encontrar el propósito de nuestra existencia. Él es el camino a esa relación de amor eterno e incondicional. Él es el Camino a la felicidad.
  2. Jesús dijo, “Yo soy la verdad.” – C.S. Lewis dijo “El Cristianismo si es falso es de ninguna importancia y si verdadero es de infinita importancia. Lo único es que nunca puede ser solamente moderadamente importante.” Cuando alguien dice que Jesús es la verdad no solamente ese estar convencidos de la evidencia pero más que nada de la relación que han establecido con El mismo. Hay dos tipos de verdades: conocimiento intelectual y conocimiento espiritual.
  3. Jesús dijo, “Yo soy la vida.”– Yo he venido para que tengas vida en abundancia. Juan 10:10. Yo espero que tu sepas que Dios te ama. El vino en persona para darte la libertad y vivir tu vida, y vivirla en abundancia. Tú ya no tienes de que preocuparte, El murió por nosotros y por nuestros pecados para darnos la salvación. Él vino para llevarse toda nuestra culpabilidad y librarnos de nuestros malos hábitos y adicciones. Él quiere una relación contigo.

Si tú aun no has creado una relación con Dios, que sea esa tu meta del año. Que tu meta sea crecer espiritualmente y encontrar lo que pueda llenar ese vacío. Poco a poco comienza involucrándote en cosas que te acerquen a Él. Asiste a Misa, frecuenta las escrituras, asiste la hora santa, y busca amistades que te lleven a Él, y más que nada ora, ora, ora. Tienes que ser el bien que tu deseas ver en el mundo. Dios y nosotros sabemos que eso es lo que el mundo necesita.

Jennifer Baker – Writer, unparalleled love

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s