Llena de Gracia

En la Misa dominical nuestro párroco nos hablaba de realmente vivir este tiempo de adviento. Y dejar a un lado el correr a toda prisa hacia la navidad. Y como yo tenía pensado escribir sobre la navidad me sentí culpable y decidí mejor guardar ese blog para otro día, jaja! Entonces, decidí concentrarme en este hermoso tiempo de adviento, haciendo un énfasis particular en un personaje intensamente relacionado con la espera de la venida de mi Salvador, ese personaje es Maria.

El jueves y el lunes se vienen festividades grandes para todo el mundo y en específico para las Américas. Esas fiestas ambas son marianas, ósea fiestas sobre Maria. La Iglesia celebra la inmaculada concepción el jueves y las Américas celebran las apariciones Guadalupanas el lunes. No es meramente coincidencia que la iglesia celebre a esta gran mujer tan cerca de la navidad. Esta gran mujer es parte de la historia de la salvación y se dejó usar como instrumento del Espíritu Santo. Dios en su infinito poder pudo aparecerse con todo esplendor y majestad sin necesidad de nadie, más sin embargo, decidió encarnarse en una mujer. Y esa mujer, ese primer tabernáculo, se llama Maria. Y se me hace completamente ilógico poder celebrar el nacimiento de mi Salvador sin tomar en cuenta y realmente contemplar a la persona que dijo un “” que cambiaría la historia de la humanidad.  Por eso, hoy Maria te escribo esta breve oración:

Maria,

Igual que yo eras un mujer joven con proyectos y sueños que realizar. Te mantenías ocupada con las responsabilidades de tu día y vivías bajo la ley de Dios. Un día se te apareció un Ángel encomendándote una misión que no entendías. Te desconcertaste al semejante saludo del Ángel Gabriel pero bastó con un “no temas” para que tú plenamente confiaras en el plan del Padre. Hoy me fortalezco en tu testimonio de vida porque, pusiste a un lado tus sueños, lo que la gente pensaría, y tus planes… y con certeza, nobleza, y ternura declaraste la frase que cambiaría la historia de la salvación, “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.” Ahí María, es porque declaro mi amor hacia ti, esa es la razón por cual mereces honor y veneración! En ti, encuentro ese testimonio de alguien que se da por completa al plan de Dios, alguien que no tuvo necesidad de poner pretexto, un simple pero fervoroso sí y sin mirar hacia atrás!

Maria, pido que ruegues ante tu Hijo para que con esa misma docilidad, ternura y certeza yo aprenda vivir mi vida. Sueño ser como tu Maria, para que un día así como tú pueda yo estar contemplando cara a cara a mi Señor.

Gracias Maria por existir, gracias Señora por  tu amor de madre y gracias Mamita Maria por tu sí.

Dios te salve Maria
Llena eres de gracia, el Señor es contigo
Bendita tú eres entre todas las mujeres y bandito sea el fruto de tu vientre Jesús,
Santa Maria, Madre de Dios
Ruega por nosotros los pecadores
Ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amen.

Joandra Ocampo – Writer, unparalleled love

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s