Extrañado Mi Vida Antigua

Tengo que aprender a ser más feliz. Necesito amar más. No tengo necesidad de quejarme. Tengo que aprender a ser  más segura. Necesito a Jesús…

Necesito de Él como Él me necesita a mí.

He tenido un montón de emociones últimamente. La escuela me está estresando. Estoy luchando. Estoy dudando si la carrera de enfermería es realmente lo que quiero. Estoy tratando de estar activa. Siempre estoy cansada. No tengo dinero, no me han llamado para ir a trabajar. El grupo juvenil no es lo mismo.

Echo de menos a mis amigas. Extraño mi antigua vida en Roma, Georgia estaría mintiendo si te dijera que me siento  extremadamente feliz con donde estoy.

Es fácil olvidar que tú tienes un propósito, y que Dios sabe lo que está haciendo poniendote a través de determinadas situaciones. Sé lo fácil que puede ser. Me he sentido perdida  y sola y sé que no soy la única. Es fácil pensar que Dios no está siendo muy bueno, debido a lo que estás pasando, y que sientas que estas siendo castigado o algo. He sido culpable de no cooperar con mi parte de la relación tanto como yo sé que puedo con Dios.

Pero a través de las luchas que he pasado nunca he dejado a Dios como último recurso. Él es el único que viene inmediatamente a mi mente cuando algo bueno o malo sucede, y no puedo ignorar todo lo que puedo hacer es darle las gracias a Él y amarle más. Él sabe lo que Él está haciendo según el propósito que Él tiene para todos y cada uno de nosotros. Tener a Dios y aceptarlo en mi vida es realmente importante para crecer espiritualmente. Es importante saber  de qué no todo va a ser de oro y  gloria siempre. Dios quiere que lo busques a Él y que le digamos lo que necesitamos. Él nunca se cansa de nosotros.

Continúa orando, y no dejes de hacerlo sólo porque algo no salió como tú querías. Confía en mí, Dios está escuchando.

Estoy agradecida por mis verdaderas amigas a larga distancia, han tenido un gran impacto en mi vida y aún hoy en día están ahí para mí, para escucharme y hablarme. Saber que las tengo a ellas siempre es una buena noticia y me hace sentir que no soy menos amiga aunque no físicamente con ellas. Realmente he encontrado unos bellos tesoros con ellas. Estar lejos de mis amigas no es fácil, especialmente si son 12 horas de distancia. Pero sólo quiero que sepan cuánto aprecio a ellas, su tiempo y su fidelidad a nuestra amistad. Yo sé que Dios me ha bendecido con ellas, y si él quiere, estaré de regreso con ellas pronto

*No hay nada más preciado que la amistad verdadera*- Santo Tomás de Aquino

Se feliz. Encuentra  a Dios. Reconoce  y acepta que él te ama y él te necesita. Amate y ama a los demás. Cuando tu sientas abajo, mira hacia arriba y llámalo. Rezar a su santísima Madre María y rezar el rosario (orar en el gym como yo), se agradecido y confiésate. No te des por vencido de algo que realmente deseas. Pon a Dios primero en todo lo que haces, y todo lo demás vendrá por añadidura.

Que nada perturbe, que nada le asusta, todas las cosas que están pasando; Dios nunca cambia, paciencia obtiene todas las cosas, quien tiene a Dios no le falta nada; sólo Dios basta. -Santa Teresa de Ávila.

Jennifer Baker – Writer, unparalleled love

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s